Perro detectó 10 kilos de cocaína y ahora la mafia quiere matarlo

El hecho ocurrió en la ciudad italiana de Salerno. "Pocho", que lleva su nombre en honor al delantero de San Lorenzo Ezequiel Lavezzi, es la estrella de la brigada antidrogas de la policía local.

Un simpático perrito se convirtió en el máximo enemigo de la camorra napolitana. Se trata de Pocho, llamado así en homenaje a Ezequiel Lavezzi, que es la estrella de la brigada antidrogas de la policía local.

Durante su carrera ya descubrió más de dos toneladas de estupefacientes, lo que equivale una pérdida de millones de euros para los clanes de la mafia.

En su último golpe, en la provincia de Salerno, el perro de raza Jack Russell Terrier, halló 30 kilos de cocaína pura. Es que gracias a su pequeño tamaño, puede meterse en sitios donde a otros canes les sería imposible, como túneles o contenedores.

Así fue que también encontró cocaína disfrazada de leche en polvo en el biberón de un bebé.

Ante las constantes pérdidas millonarias que Pocho les ocasiona, los capos de la camorra decidieron ofrecer una recompensa de 5.000 euros a aquel que liquide a quien se convirtió en su principal enemigo.

Pocho llegó a la policía tras haber pertenecido a un médico, que lo bautizó de esa maneja en honor a Lavezzi, quien fue ídolo en Nápoles.

Sin embargo, se tuvo que desprender de él porque uno de sus hijos era alérgico. Así fue que Pocho llegó a la policía.

Su nuevo cuidador, llamado Sandro, aseguró que los operativos son "un juego para él”, ya que cada vez que el perro encuentra droga, le tira una pelota y le da una galleta.

Fuente: www.cronica.com.ar

Noticias más leídas