Estafador de Invico: engañó a al menos 20 personas por hasta $50 mil prometiéndoles casa propia

Un hábil estafador, que presuntamente antes era empleado del Instituto de Viviendas de Corrientes, engañó a al menos 20 personas en Corrientes y Monte Caseros, y a otras de otras ciudades del interior, prometiéndoles que les conseguiría una vivienda.

Todo comenzó con una sola persona, quien le otorgó al estafador el contacto de otras personas, que a la vez lo conectaron con otras personas. A todos les pidió un mínimo de $7.000.

La denuncia pública surge de un mensaje llegado a LT7 Corrientes, de parte de una de las damnificadas, que contó su historia e incluso otorgó una grabación con la voz del estafador. Más tarde, otros oyentes, al escuchar la historia y el audio del hombre, lo reconocieron y se comunicaron para contar que ellos también habían sido víctimas del timador que se presenta como una persona de la religión evangélica.

Según la descripción de los estafados “el hombre es morocho, con la cara poseada, alto y siempre anda en moto”.

La historia de Lucrecia y la red de 20 personas engañadas
Lucrecia, oriunda de Monte Caseros, fue víctima de un estafador que le prometió una vivienda, y que se presentó como Juan José Cáceres, un hombre religioso también de Monte Caseros. La mujer vive en una casa alquilada desde hace muchos años en la ciudad de Corrientes y la promesa de la casa propia la ilusionó enormemente.

La damnificada contó que hace dos meses atrás, una mujer llamada Graciela -recientemente fallecida-, que pertenecía a su grupo de oración, le dio el contacto del hombre que la estafó por unos 7 mil pesos, prometiéndole una casa de las 200 que se entregaron ayer en el barrio Ponce.

“La señora me dijo ‘te voy a dar el contacto de un señor que trabajó en INVICO’. Me contacté con él, que supuestamente era buena persona, de la iglesia. El hombre me dijo ‘vos no te preocupes, que yo te voy a conseguir la vivienda, pero necesito fotocopia del DNI tuyo y de tu hijo y $4.000 para iniciar los trámites notariales’. Así empezó”, relató Lucrecia a LT7 Corrientes.

“Después me preguntaba cosas, con quien vivía, etc. Yo le conté que vivía alquilando, que no quería más. Él me decía que trabajaba en la parte de Desarrollo Humano de Invico, que él estaba para ayudar, porque muchas viviendas se daban con acomodo, a través de política y que el iba a acceder para conseguirme la vivienda”.

Con respecto a los montos, la damnificada contó: “Primero me pidió $4.000, después $3.000 para impuestos municipales. Y todos los días se comunicaba y mandaba la bendición. Cuando se iba acercando la fecha, él medio cortante, no contestaba, decía que estaba de viaje por el interior. Me preguntó si no sabía de alguien más que necesitara vivienda y yo le pasé el número de una amiga. A ella también le pidió $4.000, después $3.000 y otros $3.000 más”.

Entre idas y vueltas, Lucrecia le comentó que su madre, que vive en Monte Caseros, también está inscripta en Invico, por lo que el hombre le pidió un teléfono para contactarla. “Le di el teléfono de mi hermana, porque mi mamá no maneja redes sociales, ni nada. Y a mi hermana también le pidió, primero $4.000, después $3.000. A ella también le preguntó si conocía a alguien más. En total, en Caseros contactó a 10 personas y acá a otros 10”.

“La gente del interior me mandaba y yo le daba la plata, porque él no quería que se depositara a una cuenta”.

“Mi pareja y yo lo vimos personalmente, pero nunca no nos avivamos de pedirle algún papel, un comprobante de lo que pagábamos, confiamos porque era una persona de la iglesia”, agregó.

“Se nota que el algo hace en Invico, por cómo te habla, cómo te endulza”, dijo Lucrecia y comentó que el hombre conocía el número de expediente de los inscriptos o detalles de los mismos.

“Ayer no contestó más. No sé si sacó el chip o qué, pero no hubo más manera de contactarlo. A nadie nos contestó más”, agregó.

Finalmente, la mujer contó que las personas engañadas empezaron a sospechar de la estafa recientemente, cuando al hablar con el hombre y preguntarle cosas, el estafador “tartamudeaba o no atendía, o decía que estaba de viaje”.

La historia de Federico
“A mí me pasó lo mismo, con las otras viviendas que se entregaron cerca de la Terminal. Era un señor que trabajaba en el Invico, lo sé porque después yo averigüé, que lo echaron por hacer este tipo de maniobras, pero él sigue”, contó a Equipo de Noticias Federico, otra víctima de estafa, aparentemente del mismo hombre, en diciembre del año antepasado.

“Él conoce todo el movimiento, como se maneja el tema de las carpetas, por eso es fácil que te engañe. Cuando te das cuenta, ya es tarde”, agregó.

“El hombre incluso me hizo firmar un papel con membrete del Invico”, relató Federico, que conoció al estafador por medio de su hermano, quien a su vez lo conocía como un supuesto empleado de Invico.

“Empecé a sospechar cuando avanzaban los encuentros. Le empecé a hacer más preguntas y él empieza a dilatar las cosas”, dijo.

“Le pregunte de nuevo a mi hermano de dónde conocía al hombre, porque ya sospechaba que me estaba haciendo el verso, y justo después de eso, ya no lo pude contactar más. Tiene un telefonito viejito, que se ve que va cambiando los chips”.

“Es un señor morocho. Ante mí se presentó como José Sotelo. Después mi hermana fue a Invico a averiguar si el hombre trabajaba realmente allí, y le dijeron que sí, que trabajaba ahí con una escribana, pero que lo habían echado. No me acuerdo bien, porque ya pasó bastante tiempo”, agregó.

Pese a los datos obtenidos, Federico no hizo denuncia policial, desganado y desmoralizado por lo ocurrido, y porque no tenía ningún dato real del hombre.

A José y su hija los estafó por casi 100 mil pesos
Finalmente se comunicó José con LT7 Corrientes, quién tras escuchar el audio del estafador, aseguró que se trata del mismo hombre que mediante engaños le sacó a él $50 mil y a su hija unos $40 mil.

“Estuve escuchando el relato de esta señora, lo que estaba contando. La misma estrategia, la misma técnica, las mismas condiciones, me pasó a mí. Escuché el audio y es la voz de él, la contextura, y todo lo que dice la señora. Si usted me presenta, yo lo reconozco al toque”, dijo José Maidana a Equipo de Noticias.

“Se hace llamar José Aldavez, siempre se viste de negro, con una biblia chica en la mano y habla de manera simpática, es muy carismático”.

“Se comunicó accidentalmente al teléfono de una de mis hijas, como nosotros queríamos una casa, nos contactamos con él. Me habla de toda la gente que conozco de mi pueblo, San Roque y que era evangelista”, contó José.

“Él tiene todos los detalles y sabe todos los trámites del INVICO. Cuando me estafó, lo comienzo a apretar. Esto fue en mayo/abril del año pasado. Le presiono y le dije que iba a ir a INVICO, me bloqueó. Un conocido se comunica a ese teléfono y atiende una mujer que iba a conseguir una cita con este hombre”.

“Yo lo amenacé y si lo veo le pongo en la boca el bastón que tengo. Él no puede estafar a la gente como lo hizo, me hizo todo un verso”.

“Me estafó 50 mil pesos y a mi hija otros 40 mil, porque pedía de 8 mil,15 mil, porque que había que pagar esto, lo otro. Nunca más lo vi, porque si lo veía estaba yo en la cárcel porque le reviento la cabeza con mi bastón. Mi esposa fue al INVICO a preguntar, nadie lo conoce, pero saben de la situación”.

“No me duele la plata, es la salud, mi salud, la de mi esposa y la de mi hija, alguien tiene que hacer algo porque si no el tipo va a seguir cag… a Dios y medio mundo de vuelta”.

Fuente: Radio LT7

Noticias más leídas